Otro año que ha resultado difícil

¿Cuánto más para quienes lucharon cotidianamente por su subsistencia, para quienes sufrieron el despojo, para quienes no contaron con los recursos suficientes que garantizan una vida digna?

Sin embargo, la solidaridad volvió a triunfar por sobre el egoísmo. Y aquí estamos, en pleno diciembre, compartiendo con ustedes los resultados de una práctica que debemos intensificar: la comunión de los bienes.

En estos números generales están incluidos los aportes de agencias de financiamiento, la recaudación de campañas, la generosidad de las comunidades y el aporte sostenido, anónimo e imprescindible de nuestros socios y socias.

Que el Espíritu nos siga animando a testimoniar gestos de eucaristía: compartiendo y sosteniendo la Vida.

Gracias a cada uno y cada una.❤️